Hoy ha muerto Manolo Tena

Hoy ha muerto Manolo Tena y todos hemos sentido el Frío y todos hemos visto cómo el cielo de Madrid ha roto a llorar en lágrimas de lluvia porque quizá se alinearon los planetas en el momento justo de su último estertor y se produjo de repente el suceso metereológico porque sí. Y todos hemos visto y escuchado gilipolleces por el estilo durante todo el jodido día. En todos los timelines de todas las redes sociales, en la radio, en la tele, en los periódicos, durante el café los mismos mensajes buenistas, las mismas anécdotas en el almuerzo contadas por quienes nunca las hubieron vivido. Y todo porque sí, porque es el día para ser uno más, porque es el momento guachi para contar lo que acabas de leer.

Las mismas canciones repitiéndose una y otra vez en un bucle obsceno.

Hoy ha vuelto a ser un día para flojos y flojas de lágrima, para borregos adocenados que celebran el hecho porque el hecho es famoso a pesar de que el hecho nada tiene que ver con ellos. Y sin que el hecho, siquiera, les haya proporcionado una breve experiencia personal. Quizá sin conocer el hecho. Tan solo por mimetismo.

La sociedad del espectáculo consigue la vulgarización del hecho con la reiteración del tópico. Y esto es muy peligroso. Un entorno que prima la cantidad de me gusta por encima del todo y del todos, y en contra del a quien le pese. El pensamiento único. El criterio único.

Así que hoy Manolo Tena es todo lo contrario a lo que se pretendía que fuese ayer. Su obra, la que sea, es ya un hecho banal y vacío de contenido porque, por encima de todo, todos debemos mostrar y demostrar el peso de su muerte. Aunque nos importe un pito. Y no porque fuese artista, sino porque fue famoso.

Si algo aportó Manolo Tena a la música fue mientras era miembro de Cucharada y de Alarma!!! Y no está claro que fuese el cabecilla de ese sonido distinto y de esas letras diferentes a las del pop hedonista y lacrimógeno de su época, más interesado en el postureo y el mimetismo que en traer algo nuevo a la mesa como Cucharada y Alarma!!! demostraron que querían traer. Luego se estandarizó en solitario y lo dulcificaron para ser un fenómeno de masas y aquello de la caracola. Y hasta ahí su historia. No hay nada más allá de las correrías de un yonki con sus amiguiyonkis coetáneos.

Hoy, después de leer su muerte, solo tengo una reflexión: murió Manolo Tena y el gilipollas de Sabina aún sigue vivo. Y eso sí que es peligroso.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s